Interrupciones - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Interrupciones

Este libro no es estrictamente un libro de Clarice Lispector, no es siquiera una antología en sentido tradicional; se trata de una intervención particular en su obra, y cuyo interventor lleva el nombre de Roberto Corrêa dos Santos. Un hombre al que es preciso seguir en su ascendente académico si es que se quiere atrapar el aura de su proyecto.

El tiempo, de Clarice Lispector. Compilación de Roberto Corrêa dos Santos. El Cuenco de Plata, Buenos Aires, 2016. 248 págs.

La tapa del libro bien puede llamar a engaño. Es el rostro de esa ucraniana abisal cubriendo toda la superficie, más un título neto, El tiempo, y el nombre de la autora sin más indicación. Al malentendido adhiere –el lector quizás lo sabe– el hecho de que Clarice Lispector es una “niña de los ojos” para la editorial Cuenco de Plata. De ahí –se apura el esperanzado– la posibilidad de que pudiera tratarse de un hallazgo tras una nueva porfía en la exhumación de sus papeles. La sobrevida de algo demasiado bien guardado, cualquier clase de cosa, papeles vírgenes perdidos entre sus carpetas de estudiante o sus listas de mandados. Se equivoca y bien ese entusiasta; la desilusión hay que cobrársela a la propia editorial, entregada como está a una travesura tan poco simpática. Porque este libro no...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada