El juego de la provocación histórica - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

El juego de la provocación histórica

Quentin Tarantino aborda la historia de modo lúdico pero reduccionista y se escuda en un humor negro que simula provocación pero es siempre funcional a Hollywood. En nombre del entretenimiento, guerra y esclavitud se convierten en asuntos de buenos y malos.

Quentin Tarantino / Foto: AFP, Tiziana Fabi

La carencia de referentes en el cine comercial de la actualidad ha ido colocando a Quentin Tarantino en un sitial, en otros tiempos reservado para unos pocos, donde industria, crítica y público parecen coincidir. Tarantino es, desde hace aproximadamente dos décadas, un intocable ubicado casi por unanimidad en el mismo nivel de directores –como Martin Scorsese o Francis Ford Coppola– con obras de una pericia y un subtexto mucho mayores. El devenir del cine mainstream de las últimas décadas y la proliferación de algo parecido al cine pero que no lo es –sagas interminables hipertróficas en efectos al borde de la epilepsia y carentes de cualquier tipo de diseño de personajes o progresión dramática– terminan por confundir la maestría con el ingenio, haciendo pasar simples películas por obras ma...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada