“La apuesta de la derecha es que los pobres vuelvan a la invisibilidad” - Semanario Brecha
Edición 1567 Suscriptores

“La apuesta de la derecha es que los pobres vuelvan a la invisibilidad”

“Firmamos un documento comprometiéndonos a tomar todas las acciones necesarias para la derrota de la guerra económica”, sostiene en esta entrevista Ernesto Villegas, ex ministro y candidato a diputado por el oficialismo.

Foto: AFP, Federico Parra

Ernesto Villegas, ex ministro y candidato a diputado por el oficialismo.

—Usted dice que la próxima será la Asamblea Nacional “de la trascendencia”. ¿Por qué?

—Porque será la primera que se elige sin la presencia física del comandante Hugo Chávez. Nos jugamos la trascendencia de su legado, de su proyecto de país. Un proceso revolucionario tiene distintos canales. Nosotros hemos mantenido la vía constitucional, democrática y pacífica para la construcción de la revolución bolivariana. La apuesta de la derecha no es que los humildes y los chavistas voten por sus candidatos, sino que vuelvan a la invisibilidad, que se hagan a un lado o se abstengan. Por eso estoy llamando a votar para que nazca una nueva etapa de la revolución bolivariana.

—¿Qué destacaría del ciclo del chavismo?

—...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia