Mundo Suscriptores
El gobierno “antimasista” de Jeanine Áñez.

La Biblia en el Palacio y la cacería en la calle

El gobierno “antimasista” de Jeanine Áñez.

Una mujer grita a los soldados que custodian la planta de combustible de Senkata, en El Alto / Foto: Afp, Aizar Raldes

Luego de dar carta blanca a los militares para reprimir, y con al menos 17 muertos a cuestas en poco más de una semana en funciones, la autoproclamada presidenta de Bolivia se halla en una encrucijada. Lejos de su promesa de un “gobierno técnico” abocado a pacificar el país y convocar elecciones, el nuevo Ejecutivo se ha propuesto modificar el rumbo económico y diplomático del Estado, al tiempo que se entretiene con la posibilidad de una eventual proscripción del mayor partido del país, el Movimiento al Socialismo. Sin embargo, con una reconstituida Asamblea Legislativa en manos de esa formación y un poderoso levantamiento campesino en su contra, Áñez enfrenta una presión creciente para reencauzar a Bolivia por la vía democrática.

El 9 de noviembre
el presidente boliviano, Evo Morales,...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

El nacimiento de un nuevo ciclo político en Bolivia

La derrota del racismo

La previa de las elecciones bolivianas

Horas de incertidumbre

Con Jhonny Pardo, líder sindical de los campesinos de Cochabamba

«Áñez deberá irse tras el 18 de octubre sí o sí»

Mundo Suscriptores
Los intereses de las mineras canadienses en Bolivia y Chile

Silencio mineral