La Bolivia de Evo y Álvaro - Brecha digital
Edición 1501 Suscriptores

La Bolivia de Evo y Álvaro

En diciembre de 2005 acceden al gobierno Evo Morales y Álvaro García Linera, la fórmula presidencial del Movimiento al Socialismo (mas): un líder indígena, cocalero y socialista, y un fino intelectual mestizo, autodefinido como revolucionario, viejo bolchevique y tupacatarista.

El discurso de la victoria termina en quechua; Evo grita: “¡Viva la coca! ¡Abajo los yanquis!”. El mensaje es concluyente. A la trasmisión del mando asisten los presidentes sudamericanos con una excepción, el de Uruguay, país que en la oratoria inaugural está muy bien representado –aunque no de modo oficial– por Eduardo Galeano, hecho que los bolivianos recuerdan.

Tres viejas heridas centenarias han comenzado a cicatrizar: la discriminación de los pueblos indígenas y de las mujeres, la desigual distribución territorial del poder, la superación de la economía de enclave y meramente productora de materias primas, a la que se suma en las últimas décadas la destrucción del patrimonio nacional mediante las privatizaciones. Tras nueve años de este gobierno, en octubre habrá elecciones, y la v...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera