La calle tomada - Brecha digital
Edición 1488 Suscriptores

La calle tomada

Desde hace muchos años la desidia intelectual del votante español se había acostumbrado a la zafiedad, la incultura, el amor por el tópico y la vacuidad ética de sus candidatos. No es que los políticos sustituyeran el mensaje por la puesta en escena. Es que no podían trasmitir mensajes porque les faltaban neuronas para articularlos. Lo sabíamos pero les votábamos igual bajo la enseña acomodaticia del “es lo que hay”. Pues han venido unos profesores, unos estudiantes, unos jubilados, unos desempleados y otras gentes del montón, y han dado un mensaje claro a la ciudadanía: nosotros, por lo menos, no insultamos vuestra inteligencia con chascarrillos y frases hechas; no descalificamos, sino que directamente condenamos; ofrecemos ideas y no eslóganes; presentamos un programa de mínimos con olo...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre