La cara del ojo - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

La cara del ojo

Con Pablo López Aunque no le faltan recompensas –un primer premio en España, un tercero en Irán–, le sobra autonomía. Abandonó el liceo antes de concluirlo, lo echaron de su primera clase de dibujo e interactúa más con el extranjero que con la impermeable, opina, cultura vernácula. Es caricaturista, diseñador gráfico, escultor y docente en taller propio.* Y firma Pablopez porque la caricatura es síntesis, aduce, de la deformación que ya está.   —¿Qué te llevó a la caricatura?—Trabajo como diseñador gráfico y director de arte de una agencia publicitaria, pero me considero artista plástico porque mi vida y mis esfuerzos están dedicados a estas pinturas que ves (estamos en su taller, cubierto de grandes caricaturas y con vidriera a la calle Cerrito). A los 10 años me gustaba, como a c...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia