Cultura Suscriptores

La ciudad, las imágenes, las historias

Un festival de dimensiones y organización impresionantes iluminó y movilizó a miles de personas durante una semana en la capital de Perú. Entre películas, encuentros, discusiones y nuevas frágiles y eternas amistades, Lima agregó a su callado misterio y su ruidosa vitalidad una movilización fuera de serie.

Escena de Oscuro animal / Fotos: Difusión

En agosto Lima luce su proverbial nublado: techo gris, cielo color panza de burro, según las más conocidas descripciones –la última atribuida a Sebastián Salazar Bondy, el autor del clásico Lima la horrible, tan exitoso que el título de ese libro aún persigue como definición y descripción a la muy virreinal–, agrisado que a veces se sumerge en la pura bruma volviendo fantasmales los contornos de los cerros y del mar. Más frío del que recordaba, pero no el de Montevideo, ese que hiela pies, manos y narices. En Lima no hay ese hielo –a menos que uno se meta al Pacífico, cosa que hacen heroicamente los incansables surfistas–; las extremidades sobreviven, pero con 15 grados, misterio de las humedades, se siente frío.

PPK HACE GIMNASIA. El Festival de Cine de Lima, iniciativa de la Pontifici...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente