Cultura Suscriptores

La eterna errancia como destino

Saúl Ibargoyen (1930-2019).

Foto: Kary Cerda

La vastedad reinante en la escritura del
poeta Saúl Ibargoyen Islas tiene tantos vértices –hablamos de una obra
constituida por más de setenta títulos– que abordarla es muy difícil. A eso se
le suma la complejidad de su universo temático (la política en clave
emancipatoria, el erotismo, una mirada filosófica que se acerca a las derivas
del existencialismo), pero también sus incursiones por otros géneros como el
ensayo y la narrativa.

Con todo, fue la
poesía el género que lo llevó a ser reconocido dentro y fuera de fronteras. La
palabra “frontera” no deja de ser significativa. Nacido en 1930 en Montevideo,
vivió en Rivera entre 1964 y 1970 para ejercer la docencia de literatura. En su
libro La sangre interminable explica que su mundo referencial, la
fluidez de un castellano poroso en su...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
La poética de Arnaldo Calveyra

Serán paraísos aquellos lugares

Poesía y memoria multidireccional.

Una polifonía del silencio