Sociedad Suscriptores

La evidencia

Uno se termina acostumbrando a encontrar cada tarde, en tal o cual esquina, la moto desparramada, la Policía, el móvil de la emergencia, el desvío, la imagen fugaz de lo que queda de quien conducía. Sin que suenen bombos y platillos al respecto, eso se está viendo menos. Hay razones para esto, y también deben ser dichas. Brecha conversó con Gerardo Barrios, presidente de la UNASEV.

Foto: Sci, Archivo

Morir o no en un choque dependía en el fondo de las ciegas fuerzas del mercado. El boom de los ochenta llevó las muertes por esta causa a más de 600 por año. Sólo la crisis de “la tablita” logró frenar la marea. Pero enseguida, siguiéndole el paso al Pbi, retornó la tendencia ascensional: en 1994, en Uruguay, “el tránsito” terminó con 700 vidas. Una paradójica recompensa de la crisis de 2002 fue que en 2003 se registraran menos de 400 muertes.

Pero a mediados de ese mismo año la venta de cero quilómetros empezó a crecer. En 2008, año en que se creó la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) como una oficina directamente dependiente de la Presidencia de la República (y se puso a dirigirla al médico intensivista Gerardo Barrios), los muertos fueron 515. En el primero de los informes (d...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después