La Gran Larrionda. - Brecha digital
Edición 1489 Suscriptores

La Gran Larrionda.

Momentos históricos de la Copa del Mundo que demuestran que siempre nos robaron Inglaterra y Alemania Federal empataban la final 2 a 2, hasta que un tal Geoffrey Hurst (el Totó Schillaci de 1966) sacó una media vuelta que pegó en el travesaño, picó en la línea, y volvió al campo de juego. La foto no nos deja mentir: ni los jugadores ingleses ni el público local piden gol alguno. Tampoco los alemanes protestarían gran cosa una vez sancionada la conquista: sabían que si estaban en la final era porque un árbitro inglés (un tal James Finney) los había favorecido ante Uruguay. Es que siempre nos robaron....

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Críticas Suscriptores
Teatro. En El Galpón: Tres versiones de la vida

A ciencia falsa

Edición 1941 Suscriptores
La demanda por daños climáticos contra una de las cementeras más grandes del mundo

Goliat de hormigón

Cultura Suscriptores
Diálogos sobre la mente entre artistas visuales y científicos uruguayos

Encuentros en los confines del misterio

Edición 1941 Suscriptores
La ocupación de Palestina y sus «ciclos» de dolor

Morir en Jerusalén

Edición 1941 Suscriptores
Comienza el segundo proceso constituyente en Chile

Los cabos del amarre