La guerra infinita - Semanario Brecha
Edición 1524 Suscriptores

La guerra infinita

Obama y un pedido que pasó desapercibido: “Este esfuerzo demandará tiempo y foco, pero triunfaremos. Y esta noche convoco a este Congreso a mostrarle al mundo que estamos unidos en esta misión, aprobando una resolución autorizando el uso de la fuerza contra el Estado Islámico de Irak y el Levante. Necesitamos esa autoridad”.

En su mensaje a la nación del 20 de enero, Barak Obama agregó una frase al texto que le proyectaba el teleprompter. Hablaba del apoyo a fuerzas moderadas anti Estado Islámico en Siria, y se largó: “Este esfuerzo demandará tiempo y foco, pero triunfaremos. Y esta noche convoco a este Congreso a mostrarle al mundo que estamos unidos en esta misión, aprobando una resolución autorizando el uso de la fuerza contra el Estado Islámico de Irak y el Levante. Necesitamos esa autoridad”.

De inmediato, la Casa Blanca emitió una nueva versión del discurso (marcado a las 9.10 horas del este) incluyendo el nuevo párrafo, y los medios prestaron cero atención al asunto hasta que los políticos y los militares lo trajeron a colación en los días subsiguientes.

Estados Unidos lleva cinco meses y unas 1.1...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón