Mundo Suscriptores

La herencia de Alberto

Perú en la encrucijada.

La policía peruana bloquea el paso al Palacio de Gobierno en Lima / Foto: Afp, Cris Bouroncle

La política peruana no logra recuperarse de su larga crisis. Esta semana, el presidente, Martín Vizcarra, disolvió el Congreso y convocó a nuevas elecciones parlamentarias para que, según dijo, “sea finalmente el pueblo el que decida” en la dura contienda por el Estado que mantiene con el fujimorismo.

Tras disolver el Congreso este lunes, el
presidente de Perú, Martín Vizcarra, se afianzó en el poder por la cúpula
militar, gobernadores y alcaldes, pese al rechazo del propio Legislativo,
dominado por fujimoristas y apristas. Este quiso imponer, en respuesta, a la
vicepresidenta, Mercedes Aráoz, como gobernante interina. Ante la falta de
apoyo institucional, urgida por la Organización de los Estados Americanos (Oea) y con la calle exigiendo “que se
vayan todos”, la “autoproclamada” Aráoz...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Perú: la caída de Merino y el ascenso de Sagasti

Tiempos turbulentos

Mundo Suscriptores
La destitución del presidente peruano Martín Vizcarra

Intrigas en la madriguera