“La jangada” - Brecha digital
Especial +Quiroga Suscriptores

“La jangada”

Quiroga también fue el primero que se propuso explícitamente “escribir un filme” en la América de lengua española. Presumiblemente fue escrito entre 1920 y 1922. Ha sido poco estudiado, y las veces que se lo consideró, muchas lo fue de manera superficial, cuando no inocente.

Horacio Quiroga escribió un guión cinematográfico llamado “La jangada”, hasta ahora nunca realizado. La versión que conocemos es, según sus palabras, un “bosquejo de filme con el argumento en grandes líneas, salvo algunas escenas detalladas y varias leyendas ya prontas”. Presumiblemente fue escrito entre 1920 y 1922. Ha sido poco estudiado, y las veces que se lo consideró, muchas lo fue de manera superficial, cuando no inocente.

Carlos Dámaso Martínez, por ejemplo, afirma que “en esa época de iniciación del séptimo arte, es comprensible que conozca muy poco sobre la escritura de guiones, y menos aun sobre los aspectos técnicos de la realización cinematográfica”.1

Lo mismo hace Pablo Rocca, quien afirma que “La jangada” “más se parece a los abominados libretos dramáticos que a un text...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera