Cultura Suscriptores

La juventud no se cura

Los jóvenes del título, Zac y Mia, se encuentran, probablemente, en la peor situación de sus vidas, al tiempo que transitan esa etapa cargada de confusión que significa el final de la pubertad.

En la habitación número 1 del Pabellón 7G de Oncología, Zac Mayer lucha contra la leucemia al tiempo que se recupera de un trasplante de médula espinal. En la habitación contigua se alojará una “novata” con la que entablará una compleja relación de amor-odio, mediada por golpeteos de pared, mensajes por Facebook y discos de Lady Gaga. La historia tiene lugar en este doble mundo paralelo: el de la adolescencia (con todos sus conflictos, contradicciones y despertares hormonales), y el de una sala de máximo aislamiento, en donde los pacientes ven cómo el mundo exterior sigue su cauce imperturbable. Estos jóvenes se encuentran, probablemente, en la peor situación de sus vidas, al tiempo que transitan esa etapa cargada de confusión que significa el final de la pubertad.

Zac y Mia es un relat...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Señales de una política agropecuaria regresiva.

La esquila

Sociedad Suscriptores
El nuevo directorio de Colonización y su representación

¿En nombre de quién?

Sociedad Suscriptores
Decenas de miles de trabajadores perderán su trabajo al finalizar el año

Te llevan

Sociedad Suscriptores
¿La línea fina entre el policía penitenciario y el operador?

Al filo de la navaja

Sociedad Suscriptores
Conversaciones en la Facultad de Psicología

Pandemia, psiquis y después