Cultura Suscriptores

La letra que faltaba, la recóndita clave

La ceguera angostó el caudal de manuscritos de Borges, y su celebridad hizo trepar el precio de los que existen a cifras obscenas. En Fray Bentos se hizo un encuentro que puso a Borges en la agenda uruguaya, y Daniel Balderston vino a compartir los descubrimientos que ha hecho en siete años de perseguir y estudiar esos manuscritos para entender cómo escribía Borges.

Borges por Ombú.

Como su padre y su abuela inglesa, Jorge Luis Borges padeció una ceguera progresiva que empezó a manifestarse en 1938 y acabó por dejarlo definitivamente ciego a los 56 años. Esa pérdida coincidió con su nombramiento como director de la Biblioteca Nacional argentina, cuando la Revolución Libertadora de 1955. Estar rodeado de libros y no poder leerlos fue una paradoja que recordó en un poema justamente célebre, “Poema de los dones”, donde también recuerda al francoargentino Paul Groussac, otro escritor ciego que lo precedió en el cargo. Escribe Borges memorablemente:

Nadie rebaje a lágrima o reproche

esta declaración de la maestría

de Dios, que con magnífica ironía

me dio a la vez los libros y la noche.

Los versos siguen cometiendo hallazgos en el poema largo y conocido, y...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La acción humana detrás de la catástrofe climática

Argentina bajo fuego

Cultura Suscriptores
Los cómics de Chris Ware

La vida, instrucciones de uso

Cultura Suscriptores
Con Gabriel Saad: crítico, narrador, poeta y traductor

Encanto y discreción en la escritura

Críticas Suscriptores
Primera novela de Silvina Gruppo

Una mujer postergada