La meteorología y el Uruguay medroso - Semanario Brecha
Edición 1505 Suscriptores

La meteorología y el Uruguay medroso

En este país, las dificultades en predecir el caprichoso clima del Río de la Plata superan las de las encuestadoras en adelantar el resultado de las próximas elecciones.

Tormenta en Montevideo. Foto: AFP Mariana Suárez

La ciudad de Montevideo duerme a la intemperie, eso es algo que se aprende desde niño. También Buenos Aires, Nueva York o Tokio, pero acá el cielo está más próximo porque la ciudad es baja y abierta, y ningún conglomerado de edificios le ha borrado la condición de aldea frente al mar. Un fuerte junto a un puerto que se convirtió en aldea, una aldea que se convirtió en capital y todavía luce en las calles y avenidas la modestia melancólica de los pueblos que se templan al sol y se agrisan en la oscuridad. De los cuatro cuadrantes los vientos cruzan y se aceleran en las calles, las nieblas del mar vendan los edificios y rara vez la lluvia no moja por debajo, como si subiera de las alcantarillas.

Las inclemencias del cielo siempre fueron tema habitual de los vecinos en las ferias, las vere...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2004 Suscriptores
Las inversiones de las empresas públicas en el actual período de gobierno

Se enfrían

Edición 2004 Suscriptores
Mario Bergara renunció a la pretensión de ser el presidenciable del FA

La fuerza de los dos polos

Edición 2004 Suscriptores
El MI no le respondió al Senado sobre la actuación de Capretti en el caso Astesiano

Si pasa, pasa

Edición 2004 Suscriptores
Uruguay batió un récord en la importación del principio activo de la Ritalina en 2023

Quédese quieto

Edición 2004 Suscriptores
Con Karina Batthyány, sobre el Sistema Nacional de Cuidados

«No solo no se avanzó, se retrocedió»