La mitad oscura – Brecha digital

La mitad oscura

“El regalo”, la ópera prima del actor y escritor Joel Edgerton, se vale de una sorprendente habilidad para imponer un clima opresivo en el cual se percibe una amenaza latente, aunque no pueda saberse con exactitud de qué se trata ni de dónde proviene.

Los regalos tienen características muy curiosas. Por un lado, uno de sus mejores atributos es el misterio: muchas veces es mejor el regalo cerrado que el regalo abierto, y el solo hecho de desenvolverlo puede traer una gran desilusión; en ese simple objeto cerrado se volcarán muchas de nuestras más ambiciosas expectativas. Pero además, recibir un regalo puede ser una inmensa alegría o una incomodidad mayor, dependiendo de qué cosa sea, quién nos lo esté obsequiando y por qué. Claro está que hay regalos que pueden hacernos muy felices, pero hay otros que sería mejor no recibir y cuya sola existencia se vuelve un tanto molesta.

No hay uno sino varios regalos en esta película;1 muchos de ellos son concretos, con paquete y moño, y otros más metafóricos. Una pareja se acaba de mudar a una gran casa en California y el marido (Jason Bateman) da casualmente con un compañero del colegio que no veía hacía años (Joel Edgerton), y quedan en volver a encontrarse. Sin que lo llamen, el hombre se les aparece en la casa, comienza a dejarles regalos en su pórtico. Durante su primera mitad, la película juega con esa incomodidad nacida de la transgresión; el intruso, un hombre encantador, se vuelve crecientemente inquietante aunque no exista una razón clara para temerle. De cualquier modo, este acoso sutil comenzará a generar paulatinamente cambios en el estado anímico de la pareja, quebrantando su armonía.

La ópera prima del actor y escritor Joel Edgerton se vale de una sorprendente habilidad para imponer un clima opresivo en el cual se percibe una amenaza latente, aunque no pueda saberse con exactitud de qué se trata ni de dónde proviene. La imagen del acosador aquí está explotada notablemente como opaco reflejo de los protagonistas, una figura que trae consigo recuerdos olvidados, culpas no asumidas, inadmisibles esqueletos en el armario. Como en Caché, el pasado se cierne sobre los exitosos protagonistas, señalándolos y atormentándolos.

Es cerca del desenlace que la película se desinfla, cayendo en varios tópicos hollywoodenses al mismo tiempo (el que no quiera saber detalles importantes que deje de leer este texto): por un lado la vuelta de tuerca última, esa que pretende sorprender y “resignificar” lo que vimos no parece necesaria más que para satisfacer a una audiencia acostumbrada a los finales con giros y argucias de guión. Además, esta vuelta lleva al villano a ese lugar común del psicópata brillante, impecablemente previsor, no sólo capaz de entrar reiteradas veces en la casa de una familia rica (que además ya está alertada) sino de idear una rebuscada artimaña que, para colmo, le sale a la perfección. El giro lleva a que el planteo pierda credibilidad –hay que ver la sucesión de cartelitos con instrucciones que el villano deja al protagonista, y que éste sigue paso a paso, en un despliegue mayúsculo de masoquismo–, y los personajes la solidez psicológica que los caracterizaba.

La comparación con Caché es injusta, porque incluso los mejores thrillers quedarían opacados ante la obra maestra de Michael Haneke, y El regalo es de todos modos una película inteligente, sumamente inquietante y notablemente actuada. Poco le faltaba para ser perfecta.

1. The Gift. Estados Unidos, 2015.

https://youtu.be/qQon5uApeIY

Artículos relacionados