La otra orilla – Brecha digital
Edición 1921 Suscriptores
Parador de Punta Espinillo: Río de la Plata esquina Santa Lucía

La otra orilla

Desde el Cerro hasta Punta Espinillo hay una docena de playas y unas cinco más después. Más allá de la periferia, el departamento conserva una belleza que pocos conocen. Si al lector se le abre el apetito en el paseo, verá que allí también hay donde comer.

Parque Punta Espinillo. HÉCTOR PIASTRI

Si le hubieran hecho caso a Hernandarias, seguramente otras aves cantarían. Menos variadas, más tímidas. Sería imposible cruzarse con un churrinche, por ejemplo. Hace 415 años, cuando el gobernador del Río de la Plata cruzó a la «banda norte» de esa corriente para «ver y tantear» aquella tierra inexplorada y «con el cuidado […] de descubrir un puerto de mar», se detuvo ante la desembocadura del río más caudaloso que había hallado hasta entonces. Su configuración era alentadora. Sondeó su profundidad y le pareció suficiente. Incluso tenía una isla desde donde defender la entrada. «En suma –escribió Hernandarias al rey–, me parece uno de los mejores puertos y de mejores calidades que se debe de haber descubierto, porque además de lo dicho tiene mucha leña y pueden entrar los navíos muy cerc...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1921 Suscriptores
El impulso de la cerveza artesanal en Canelones

Bien fría