Entre la paz y el desarme - Semanario Brecha
Edición 1621 Suscriptores

Entre la paz y el desarme

Mientras el presidente Juan Manuel Santos recibía el Nobel de la paz, cifras oficiales reconocidas por el Ministerio del Interior de Colombia estimaban que en lo que va del año han sido asesinados 60 líderes sociales, otros 30 han sufrido atentados y casi 300 son víctimas de amenazas.

Foto: AFP, Raul Arboleda

Mientras el presidente Juan Manuel Santos recibía el Nobel de la paz, cifras oficiales reconocidas por el Ministerio del Interior estimaban que en lo que va del año han sido asesinados 60 líderes sociales, otros 30 han sufrido atentados y casi 300 son víctimas de amenazas. Según organizaciones políticas y sociales, la cifra es aun mayor, ya que sólo Marcha Patriótica, un movimiento de izquierda cercano a la guerrilla comunista, calcula que en los últimos cuatro años han sido asesinados más de 120 militantes de su formación.

Es evidente que atentan contra el acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc. Según una dirigente de Marcha Patriótica, Aída Avella, los grupos paramilitares quieren impedir la implementación de la reforma rural integral, uno de los puntos clave de los acuerdos de p...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón