La promesa de Temixco – Brecha digital

La promesa de Temixco

Gisela Mota se “había comprometido a limpiar Temixco, una ciudad industrial donde abundan los problemas relacionados con las drogas y el crimen organizado”. Este 1 de enero asumió la presidencia municipal y el 2 de enero su nombre ya estaba en todos los medios: temprano en la mañana entraron a su casa y la acribillaron a balazos.

Gisela Mota nació el 13 de marzo de 1982. Licenciada en derecho, ganó las elecciones por el Prd para ser presidenta municipal de Temixco, Morelos, a partir de 2016. La joven diputada federal tenía una carrera política, ya a los 23 años era la secretaria de Asuntos Juveniles del Prd municipal; luego en 2008 fue consejera estatal, y luego consejera nacional, además de haber ocupado varios cargos en su localidad, siempre por el Prd. También era miembro del órgano directivo del Instituto de Investigación, Formación Política y Capacitación en Políticas Públicas y de Gobierno.

La primera mujer en la historia en ganar las elecciones en el municipio de Temixco, antes de asumir su cargo había destrabado el conflicto con los trabajadores del municipio y publicaba en su cuenta de Facebook: “Amig@s, estuvimos por la mañana en la explanada del Ayuntamiento de Temixco platicando con los trabajadores del municipio y hemos hecho compromisos para transitar en los adeudos que deja la actual administración liberando con ellos las vías de comunicación. ¡Gracias por su confianza! ¡Vengan a Temixco con tranquilidad!”.
En octubre de 2015 su nombre, Gisela Raquel Mota Ocampo –así, completo, porque en México cuando te escrachan aprovechan para dejar contentos a papá y a mamá–, estuvo en los titulares de varios medios por chocar aparentemente ebria. México no es fácil para las mujeres, menos todavía para las mujeres políticas. Los medios aportan lo suyo con titulares como el del Excélsior: “Ebria, alcaldesa electa de Temixco choca contra camioneta. La perredista Gisela Raquel Mota Ocampo iba acompañada por varios hombres cuando provocó el accidente”.

Pero aquel suceso no empañó su ilusión ni la de sus votantes. Como señala la Bbc, Gisela se “había comprometido a limpiar Temixco, una ciudad industrial donde abundan los problemas relacionados con las drogas y el crimen organizado”.
Este 1 de enero asumió la presidencia municipal. Debe de haber sido una linda jornada inicial, difícil saberlo. Pero el 2 de enero su nombre ya estaba otra vez en todos los medios: temprano en la mañana entraron a su casa y la acribillaron a balazos.

“Sicarios de Los Rojos asesinan a alcaldesa”, publicó El Universal. Mientras La Jornada señalaba: “Gisela Mota tenía un día en el cargo; declaró ‘combate frontal’ al crimen. Comando asesina en su domicilio a la alcaldesa de Temixco”. El Diariodemorelos.com decía “La alcaldesa de Temixco y ex diputada federal, Gisela Mota Ocampo, fue asesinada la mañana de ayer luego de que un comando armado, presuntamente integrado por ocho personas, ingresara al domicilio de su progenitora…”.

En su última publicación en Face­book, del 1 de enero de 2016, celebra el nacimiento de su sobrino. En los comentarios conviven los mensajes de felicitaciones por el nacimiento de Emmanuel (que quiere decir “Dios está con nosotros”, según consta en uno de los comentarios) con los de pésame por su propia muerte, pero también con los insultos: “Por algo le pasó”, dice uno, que nunca falta, desde el cual una serie de respuestas reflexionan sobre el estado actual de México. Tampoco falta el que la recuerda como borracha.

Gisela tenía todo por demostrar, y había muchos esperanzados con ella. En esa curiosa vidriera que son las redes sociales, la joven política recibió muchos mensajes de todas partes del mundo. Descubrir la muerte de alguien así provoca a saber más de su vida, y ésta parece estar explotando en las redes sociales.

Artículos relacionados