Sociedad Suscriptores
Atender a pacientes de covid

La resistencia

Guardias de 12 y 24 horas, un personal agotado que se las ingenia para sobrellevar la angustia y el dolor, tanto el propio como el de sus pacientes. El gobierno sigue insistiendo en que el sistema no está saturado; las médicas que entrevistamos no opinan lo mismo.

CTI del sanatorio Casmu Mauricio Zina

Una paciente grave ingresó a la puerta de emergencia. Los trabajadores de la salud la esperaban con todo el equipo de protección puesto, que es el que usan en el transcurso de la guardia: el uniforme del hospital, la sobretúnica impermeable, los zapatones, el gorro, el tapaboca quirúrgico sobre un N95, lentes, full face y doble par de guantes. No sabían qué tenía la paciente exactamente, pero le costaba respirar, así que comenzaron a hacerle varios estudios, hasta que decidieron intubarla. La encargada de esa tarea era Ema,1 residente de medicina interna. Era 26 de diciembre, por lo que aún no se veían casos tan graves de covid en pacientes jóvenes, y estaban acostumbrados a que los pacientes mejoraban rápidamente cuando eran intubados. No fue el caso. Le comunicaron a la familia que lo m...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
Educación y pandemia

Familias de mano levantada

Sociedad Suscriptores
La caída de diagnósticos de enfermedades no transmisibles

Blindar la asistencia

Sociedad Suscriptores
El primer nivel de atención, nuevamente expuesto

Atado con alambre