Edición 1389 Suscriptores

La restauración autoritaria

La imposición de Enrique Peña Nieto fue el final casi perfecto de un guión que, mezcla de telenovela y reality show político, se escribió hace seis años y medio. La del domingo 1 fue otra elección de Estado que exhibe, una vez más, las miserias de un sistema político controlado por los poderes fácticos, en particular la televisión. Las cifras preliminares dan a Peña Nieto una ventaja de 3,3 millones de votos sobre Andrés Manuel López Obrador, quien no reconoció su derrota e impugnó la contienda. Dijo que los comicios fueron "sucios" y acudió a los tribunales para tratar de "limpiarlos". El Instituto Federal Electoral (ife) dio entrada a la demanda y el miércoles 4 aceptó el recuento del 54,5 por ciento de los votos de la elección presidencial. Con la judicialización del proceso se entró...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente