La solitaria costumbre de descomprimir niños - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

La solitaria costumbre de descomprimir niños

Unos pibes cartoneros de Buenos Aires llevan todo libro que encuentran a una bibliotecaria que les da chocolate, ventilador y lecturas. La escritora argentina de literatura infantil Cecilia Pisos llevó esta anécdota a libro y cree en la denominada literatura para vivir.

—Hablás de desescolarizar la literatura, idea que entusiasma desde el enunciado.

—Sí, aunque ese “des” tiende a generar confusiones; no planteo quitar la literatura de la escuela, después de lo que nos costó ingresarla a ella, sino de extender la mediación lectora a los adultos que rodean al niño, familia, vecinos. Que la escuela no tema incorporar a otros actores sociales vinculados a los chicos, para que cuando termine el ciclo escolar no termine la literatura. Porque concluyen muchas cosas cuando termina la escuela; para empezar, el recreo.

—Es difícil obtener, de padres no lectores, cómplices de mediación.

—Que no se desentiendan del objetivo ya es bastante. Y para los mediadores la responsabilidad es doble, debemos sumar, al trabajo con los chicos, la construcción de puentes ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia