La tabla del tres – Brecha digital
Edición 1507 Suscriptores

La tabla del tres

Al menos una mujer cada tres hombres es lo que dispone la ley de participación política. Pero su espíritu va más allá: busca que las mujeres por fin se abran paso en el masculino mundo de la política uruguaya. Su aplicación apenas si se ciñe a su letra, explican la politóloga Niki Johnson en esta entrevista.

Cuota femenina. Foto IGNACIO ITURRIÓZ

—¿Qué resultados produjo la ley de cuotas en el armado de las listas?
—Para las elecciones internas miramos los primeros nueve lugares de las listas ganadoras a las convenciones nacionales y allí observamos tres indicadores: si incluían el mínimo legal de mujeres posible; si la aplicación de la ley fue “minimalista” (es decir, sólo una mujer cada tres hombres y en el tercer lugar de la terna) y, por último, un indicador positivo que mostraría una voluntad de ir más allá de lo que está estipulado en la ley, que es si hay una mujer encabezando la lista.

Lo que nos dio es que ha habido una mejoría leve en la mayoría de los indicadores con respecto a las últimas elecciones. En estas internas, en cuanto a los tres partidos mayoritarios, más de tres cuartas partes de las listas ganadoras inc...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?