La última movida – Brecha digital

La última movida

Después de haber estado un mes detenido en Venezuela y haber sido luego deportado a Uruguay, Jihad Diyab lleva 24 días de huelga de hambre. Continúa reclamando encontrarse con su familia, pero ya no acepta permanecer en Uruguay, ni le interesa que se cumplan las múltiples promesas realizadas por el gobierno.

Foto: Maria Ines Hiriart, Archivo

“Cada está claro sobre mi futuro”, decía a Brecha Jihad Diyab1 hace casi un año, al referirse al programa que debía asegurar su inserción y encaminar su vida en Uruguay, cuando ya llevaba unos diez meses en este país. “¿Cómo no me voy a sentir así? Mi familia se encuentra a 20 mil quilómetros de acá, necesito que vengan. No tengo ninguna garantía, nada está claro. Me dicen ‘vamos a traer a tu familia, no te preocupes’”, explicaba. ¡No, no sólo diez meses, sino 14 años (que no la veo)!”, decía quien ya había perdido un hijo en la guerra en Siria.

Es verdad que en un momento, hace más de un año, frenó los trámites para que su familia llegara al país. Lo hizo, según dijo, porque no había nada pronto para recibirla y, además, no tenía garantías de que pudieran subsistir una vez que cesara la ayuda económica comprometida por dos años. Pero finalmente terminó aceptando. “Cuando salimos de Guantánamo no teníamos opción de adonde ir. A “la delegación (uruguaya que) vino a visitarme en Guantánamo le expliqué cuál era mi estado de salud. Me dijeron ‘sabemos todo sobre ti, no te preocupes de nada”, reclamaba.

Un año después el futuro de Diyab sigue sin verse claro. Después de haber estado un mes detenido en Venezuela y haber sido luego deportado a Uruguay, los hechos se precipitaron. Lleva 24 días de huelga de hambre, está muy flaco y deteriorado. Continúa reclamando encontrarse con su familia, pero ya no acepta permanecer en Uruguay, ni le interesa que se cumplan las múltiples promesas antes realizadas.

La suerte corrida por Jihad Diyab durante el último mes pasó bastante desapercibida para la sociedad uruguaya, fue con su decisión de no beber líquidos, su internación por una noche en el hospital Maciel y un video colgado en Youtube que el guantanamero llegó a los medios de comunicación (y a las redes sociales), lo que parece haber generado que las autoridades, que hasta ahora habían mostrado poco interés en aclarar cuál era su situación, se muestren más interesadas y dispuestas a hallar una solución.

En el video publicado este martes 6, Jihad Diyab expresó su determinación de proseguir con su huelga de hambre hasta que el gobierno uruguayo lo deje irse del país para reunirse con su familia.“Mi decisión es una decisión definitiva: o me voy a otro país con mi familia, o muero.”

  1. Para comprender quién es Jihad Diyab, para conocer sus vivencias dentro de la cárcel de Guantánamo, comprender su situación en Uruguay y las circunstancias turbias en que fue detenido en Venezuela, Brecha ha puesto en acceso libre todos los artículos publicados sobre él.

 

Artículos relacionados