Mundo Suscriptores

De las balas a los votos

Luego de haber entregado sus armas, la guerrilla colombiana fundada en 1964 se convirtió en un partido. A seis meses de las elecciones legislativas en Colombia todavía se está construyendo como tal. “No se puede comenzar a construir una pirámide por su vértice”, declaró su presidente, otrora comandante de las FARC.

Rodrigo Londoño, durante la apertura del Congreso Nacional de las Farc en Bogotá, el 27 de agosto / Foto: Afp, Raúl Arboleda

A un lado del emblemático Palacio de Justicia de Colombia, el mismo que una vez fue escenario de una cruenta toma guerrillera del M 19, se ubicó el evento que marcó el nacimiento de un nuevo partido político. Era la noche del viernes 1 de setiembre y la Plaza de Bolívar, de Bogotá, estaba atiborrada de unas 10 mil personas que bailaban y gritaban al ritmo de la música del acto que cerraba el congreso fundacional de las Farc. La organización que desde su creación, en 1964, se dedicó a la lucha armada, pasó así de ser una guerrilla al margen de la ley a convertirse en un partido político bajo las banderas de la democracia.

Se trata de un paso más en la implementación del acuerdo de paz alcanzado en noviembre de 2016 entre esa guerrilla y el gobierno de Colombia. Entre el 26 de agosto y el...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente