Las puertas del rock

The Doors Greatest Hits. Mmg 3 CD-2018.

The Doors Greatest Hits. Mmg 3 CD-2018.

Jim Morrison, con su atractivo erótico, su voz abaritonada y su enorme talento de letrista, fue un ícono del rock. Y muchos años después de su muerte, en 1971, lo siguió siendo, por esa testarudez que tienen los inmortales para esquivar al olvido.

Lo curioso es que Morrison nunca soñó como destino el de ícono del rock.

Se consideraba poeta y aspiraba a ser cineasta, al punto de haber cursado estudios al mejor nivel en tal sentido.

Pero el tsunami existencial del rock lo llevó por delante, y como su banda era muy buena, con un sonido muy particular, y supo estar en el momento y en el lugar justos, Morrison no tuvo otra que curtir el rock, ascender a los más altos andamios del éxito y ganar la inmortalidad.

Todo lo logró en los años finales de la década del 60, acompañado por el tecladista Ray Manzarek, el guitarrista Robbie Krieger y el baterista John Densmore. Una fantástica y curiosa banda sin bajista, ya que en los conciertos en vivo los bajos los hacía Manzarek con la pedalera de su órgano.

La costa oeste de Estados Unidos era entonces una usina de nueva música y nuevos músicos. Allí aparecieron Greatful Dead, Country Joe & The Fish, Jefferson Airplane, The Mamas and the Papas y, por supuesto, The Doors, que tomaron ese nombre del título del clásico libro de Aldous Huxley The Doors of Perception.

Tras una residencia en el célebre local de Los Ángeles Whisky a Go-Go, se hicieron célebres, y su primer álbum de 1967, The Doors, llegó al número 2 en la lista de los más vendidos. Nada mal para una banda debutante. El resto de su discografía hizo historia y hoy pertenece al más sagrado panteón roquero: Strange Days (1967), Waiting for the Sun (1968), The Soft Parade (1969), Morrison Hotel (1970) y L A Woman (1970).

La muerte de Morrison, que ocurrió en París en 1971, truncó una carrera fulgurante, pero hizo nacer el mito. Leyenda que se extendió a nuevas generaciones, especialmente cuando en 1991 Oliver Stone estrenó su film The Doors, en el que un Val Kilmer muy convincente encarnaba a Morrison.

Muchos años después, Montevideo Music Group acaba de editar localmente un compilado que sin la menor duda ha sido compaginado aquí en Uruguay, ya que en la tapa, en cuerpo de letra minúsculo, dice que los temas aparecen bajo licencia de una ignota compañía llamada Garra Records, lo que parece más una humorada que un dato a ser tomado en serio. El hecho es que, sin importar de donde venga la licencia, es un álbum de tres compactos absolutamente impresionante, donde están todos los temas emblemáticos del grupo. El compilado suena muy bien, lo que no deja de ser un dato relevante.

The Doors siguen y seguirán vivos, y con ellos Jim Morrison. Esta edición agrega mucha vida al mito y nos regala unas horas del mejor rock de los sesenta.

 

Artículos relacionados

Relojes: álbum digital de Marco Tortarolo1

Un disco que transcurre

Cultura Suscriptores
Ennio Morricone (1928-2020).

Mentiras honestas y brillantes