Las puertitas del señor Sarser - Semanario Brecha

Las puertitas del señor Sarser

Puerta a puerta, Nico Sarser. Ayuí, 2018.

Nico Sarser

Nico Sarser es otro más de los médicos de profesión que pueblan la música popular uruguaya (recuérdese, por ejemplo, a Jorge Drexler y Gabriel Peluffo). Otro más de los que a una profesión duramente racional en lo exterior le suman un mundo interior poblado de poética y melodía.

Músico profesional desde 1985, cuando integraba la banda SI3, ha tenido una trayectoria larga e interesante que incluye una larga estadía en Europa en 1998 junto a los hermanos Ibarburu y Gustavo Montemurro, el haber formado parte del recordado grupo Sankuokai desde 2004, y –convocado nada menos que por Jorge Galemire–haber sido el vocalista de la segunda encarnación de una tremenda banda injustamente olvidada, Los Championes, cuando volvieron a los escenarios en 2005.

Un momento cumbre, sin duda, en la carrera de Nico Sarser fue la edición de su primer disco solista, Buen viento, en 2011.

Tal como sucedió con ese trabajo inicial, que fue grabado mucho antes y editado cuando Sarser juzgó conveniente hacerlo, sin urgencia y tras una larga “digestión” del material registrado, este nuevo disco, Puerta a puerta, fue grabado entre 2013 y 2017, contando con dos colaboradores de lujo, como el productor Gerardo Alonso y Nico Ibarburu en guitarra, arreglos y producción. A ello se suma la participación de invitados de primer orden, como Hugo Fattoruso, Urbano Moraes y Juan Pablo Chapital.

El primer disco de Sarser mostraba una clara influencia de las dos bandas que lleva en su corazón: The Beatles y The Police. El segundo se recuesta más en la tradición uruguaya de nombres como Jaime Roos, Fernando Cabrera y, en forma muy nítida, del inolvidable Jorge Galemire, sin que por ello las dos bandas británicas citadas dejen de estampar su huella en el material grabado.

Creo que hay que decirlo muy claramente: Nico Sarser es uno de los cantautores más talentosos con que cuenta la música popular uruguaya hoy, pese a que su nombre no sea tan conocido como debería.

Compone preciosas melodías, escribe interesantísimas letras y canta realmente muy bien, con una voz prístina y de gran pureza cuyo timbre por momentos hacer recordar al de Rubén Olivera.

Puerta a puerta ofrece temas muy hermosos estupendamente orquestados, escritos por el propio Sarser, con la excepción de “Otra así” y “Azulado”, que son coautorías con Nico Ibarburu, y “La aldea de los galos”, tema que escribió en colaboración con Jorge Galemire.

Al destacar algunos temas por sobre el resto realmente se corre el riego de ser injusto, porque todo el material es igualmente atendible.

De todas formas, subrayo la balada “Amigo”, el tema con aires folclorísticos (una suerte de chacarera-malambo) “A orillas del corazón”, de hermosísima melodía; “Azulado”, con sus aires de murga; la preciosa “Jardín”, cuya letra refiere a la niñez, con enorme ternura, y el candombe “Maestros”.

Renglón aparte es “La aldea de los galos”, canción que respira el riquísimo universo de Galemire, quien ya no está pero cuyo arte permanece en temas como este. Galemire no sólo escribió la música, sino que además interviene tocando e-bow, ya que fue grabado en 2014. Pero también tocan los más clásicos colaboradores de Galemire a lo largo de su discografía: Carlos Cotelo en guitarra, Andrés Recagno en bajo y Gustavo Etchenique en batería. Por algo en la carátula interior del CD se lee: “Dedicado con inmenso cariño al Gale”.

Realmente conviene adentrarse en las puertas del señor Sarser. Mucha y muy buena música aguardan en el interior de este gran disco.

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Fernando Cabrera y Bolsa de Naylon en la Rama de un Árbol, juntos en la Sala Zitarrosa

El viento en la rama

Cultura Suscriptores
Nuevo disco de Alucinaciones en Familia

Tienen sueños eléctricos

Wos, el Indio, el progresismo, el rock y la superioridad moral

Abajo es muy cerca del suelo

Cultura Suscriptores
Con Bárbara Jorcin, en diálogo previo al lanzamiento de su tercer disco

«Fuck it, yo toda la vida escuché rock»