Edición 1569 Suscriptores

Las que nunca se cansan de buscar

La Caravana de Madres de Migrantes Centroamericanos Desaparecidos (la undécima) comenzó el último día de noviembre bajo un calor de trópico, de sol abrasador e ingrato para el caminante de pies llagados.

Foto: Eliana Gilet

La luz del sol azota y deslumbra contra el blanco de las remeras que visten, recortadas sobre un fondo de montaña tupida de color verde Guatemala. Estamos en El Ceibo, el paso fronterizo terrestre entre ese país y el mexicano estado de Tabasco. “Bienvenidos a México”, dice el cartel que se ve viniendo de allá, como antesala de la aduana y migraciones. Esa bienvenida no es del todo cierta: a hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses se les exige visa para hacer el trayecto que en este momento hacen a pie cuatro decenas de mujeres vestidas de blanco.

La Caravana de Madres de Migrantes Centroamericanos Desaparecidos (la undécima) comenzó el último día de noviembre bajo un calor de trópico, de sol abrasador e ingrato para el caminante de pies llagados. “Venimos caminando desde...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente