Edición 1462 Suscriptores

Lo que es moda no incomoda

Peñarol ganó un clásico que será recordado menos por los goles de Jonathan Rodríguez que por los incidentes generados en la tribuna Ámsterdam. Sin ánimo de juzgar si es mejor o peor quien exhibe una bandera robada que el que reacciona destrozando un estadio, asumiremos que delincuentes con camiseta hay en todas las hinchadas, y que si algún día realmente queremos que el nivel de nuestro fútbol local esté más o menos acorde al de nuestra selección, deberíamos empezar a pensar en alejarlos definitivamente de las tribunas, antes de que terminen de destrozarlas. Algo encuentran estas personas en el fútbol que los insta a sentirse libres de cometer todo tipo de barbaridad sin temer represalia alguna. Algo ha generado el fútbol para que tamaños delincuentes se sientan apañados. Algo que tambié...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
La autobiografía de Woody Allen y sus problemas

El último acto

Cultura Suscriptores
Los trabajadores y las trabajadoras de Centros MEC en conflicto

Sobran los motivos

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente