La palabra de Ruben Rada

«Los artistas necesitamos llevar el pan a nuestras familias»

Adhoc, Javier Calvello

—En tu opinión, ¿cómo afectan estas medidas a los trabajadores de la cultura?

—Mis músicos y yo estamos afectados desde hace un largo rato, desde que empezó la cosa estamos todos sin trabajo. Hicimos un par de trabajos virtuales y ahí repartí el dinero con los músicos, pero después no hubo más nada. Yo no quiero hablar de rubros ni especular sobre por qué algunos quedan abiertos y otros no: sería tirarles tierra a otros, y no quiero hacerlo. Pero creo que tenemos que pensar por qué siempre atacan a la cultura de esa manera. Se están haciendo espectáculos en el Solís, en el SODRE, en el Museo del Carnaval, en muchos lugares, y el protocolo se cumplió a rajatabla. No entiendo por qué se para todo así, de golpe, sin establecer acuerdos. Ni siquiera se habló de una subvención concreta. La actitud es: «Bueno, arréglense como puedan». En realidad, los músicos del SODRE y de otras orquestas, y los actores de la Comedia Nacional sí están subvencionados, porque son trabajadores del Estado, pero después hay una cantidad de gente que queda a la deriva, sin ninguna ayuda. Y, bueno, quisiera hacer un llamado a que haya un poquito de coherencia y que se sepa que los artistas tenemos una familia, tenemos que vivir, y no tenemos la posibilidad de vivir si no es actuando, cantando o tocando.

—¿Cuál es el valor de la cultura en estos tiempos?

—Suponete que apagaras la televisión y no tuvieras una radio: no habría imágenes ni música, saldríamos todos a la calle a hacer una revolución. El entretenimiento y el esparcimiento para quien está encerrado es muy importante y, además, la gente necesita salir. Estamos viviendo una época durísima. Los jóvenes han aguantado un montón. Hablé con cantidad de músicos y otros trabajadores de la cultura, y los protocolos se cumplieron, se han hecho las cosas muy bien. En los lugares para 1.000 personas se estableció que entraran 200, y todos cumplimos, porque entendemos este momento que estamos pasando. Ahora también nos quitan eso. Además, no entiendo por qué no dijeron: «Bueno, les vamos a dar algo a cambio». Es como si no existiéramos.

—¿Qué medidas deberían tomarse en esta situación?

—No sé. Pero si las cosas se hicieron bien y no hubo contagios, ¿por qué no se puede seguir trabajando? Se abren algunos rubros, pero la cultura se deja fuera de la contemplación. Me da mucha pena que pase esto y quiero que la gente sepa que los artistas de todos los rubros estamos sufriendo mucho, porque los empleados de cualquier lugar van al seguro de paro y tienen seguridad social, pero nosotros no existimos, parece que fuéramos una mentira que sólo aparece cuando todo está bien. No quisiera enojarme ni hablar mal, y me alegra que la gente que puede trabajar trabaje, pero pienso que deberían mirar un poquito a la cultura, porque es muy importante para la sociedad y, sobre todo, porque los artistas necesitamos trabajar, comer, llevar el pan a nuestras familias.

Artículos relacionados

Política Suscriptores
Las medidas del gobierno ante la propagación de la epidemia

Una apuesta arriesgada

Política Suscriptores
El gobierno ante la escalada de la pandemia

Los dilemas del relato complaciente

Las consecuencias de la estrategia sueca contra el coronavirus

El modelo que no fue