Los comediantes no descansan - Semanario Brecha
Edición 1440 Suscriptores

Los comediantes no descansan

“Alegreto” El texto que firma C Arbiza le abre camino a Eduardo D’Angelo para interpretar a un cómico de la televisión que golpea a la puerta del joven vecino del piso de arriba para culparlo por la humedad que se filtra por el techo de su baño. Cuando este último lo reconoce, se entabla entre ambos una conversación que, a partir de la admiración que el visitado siente por el artista, mezcla anécdotas y chistes al estilo de lo que podría sostener un dúo de aquellos de las llamadas revistas musicales. Algo así como lo que defenderían en la actualidad los practicantes del stand-up (modalidad humorística tan vieja como el mundo), y no necesariamente de a uno, por más que aquí la situación planteada le permite a D’Angelo arremeter con un repertorio de ocurrencias –originales o recicladas–, co...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto