Los condenados de la tierra - Semanario Brecha
Cultura Suscriptores

Los condenados de la tierra

Se cumplen 90 años del nacimiento de este médico psiquiatra, negro nacido en Martinica, que vivió apenas 36. Frantz Fanon (1925-1961) fue militante por la independencia de Argelia y un adelantado a su tiempo, tanto en las terapias que aplicaba a sus pacientes como en la mirada crítica sobre las revoluciones africanas.

Frantz Fanon

Días después del atentado a Charlie Hebdo, el caricaturista francés de origen argelino Halim Mah­moudi escribió en su muro de Facebook un texto grave y valiente: “La fachada de laicidad que me sometió a humillantes controles de identidad que mancharon mi corazón y me hicieron tragar rabia, las veladas arruinadas porque no te dejan entrar a la disco, una novia que terminó conmigo en la puerta de su casa porque sus padres no querían que ‘saliera con un árabe’, o también los empleos que no me dieron porque ‘los clientes no entenderían’. (…) ¿Por qué los medios de comunicación se empeñan tan encarnizadamente en sacar a la luz todo lo malo del islam? (…) ¿No será más bien que la Francia de este siglo tiene serios problemas de integración, con su sistema viciado, lento y polvoriento? ¿No será qu...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2003 Suscriptores
El cambio climático y el drenaje montevideano

Tricentenario desde la alcantarilla

Edición 2003 Suscriptores
La JUTEP postergó la discusión sobre declarar omiso a Sartori por segunda vez

El esquivo

Edición 2003 Suscriptores
La opaca trama empresarial detrás de una transacción inmobiliaria en la costa de Canelones

La cancha, el colegio y los caballeros

Edición 2003 Suscriptores
Los intentos sistemáticos para modificar la ley de violencia basada en género

Sin inocencia