Los ecos de San Borja – Brecha digital
Cultura Suscriptores

Los ecos de San Borja

El pasado 3 de abril falleció en Montevideo Nelbia Romero. Nacida en Durazno en 1938, había llegado a los 24 años a Montevideo, desde donde desarrolló una extensa e intensa trayectoria como artista y docente, como militante del Partido Comunista y como agente independiente del campo cultural.

Pintura sobre fotografía de los pictoramas de Chamangá, 1990

La conocí en la Escuela Nacional de Bellas Artes a principios de 1965, cuando Miguel Ángel Pareja orientaba desde su dirección el nuevo plan de estudios. Por entonces Luis Camnitzer había partido a Nueva York; Mario Sagradini frecuentaba las aulas ocupado en asuntos aparentemente irrelevantes de los que extraía juicios inteligentes e implacables; Battegazzore, Errandonea, Chá y el Gato (con sus lentes oscuros incorporados para siempre) deambulaban por los talleres de la vieja casona de Martí.

Cuando tres años después Nelbia Romero ingresa al Club de Grabado, el treintaitresino Julio da Rosa publicaba Civilización y terrofobia, avalando la idea de un Uruguay rural definitivamente divorciado de la modernidad urbana. Más de una vez he pensado en las implicancias que tuvo en la vida y en la...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?