Los espíritus del 15 M - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Los espíritus del 15 M

En el quinto aniversario de su nacimiento, el movimiento de los indignados sigue apostando por un modelo de participación popular que vaya más allá de las urnas. El objetivo: conseguir una “democracia real”, construida de abajo hacia arriba, en un país castigado por una de las peores crisis de su historia.

Foto: Olmo, Calvo, Diagonal

Da igual la hora o el día. Haga frío o calor, la Puerta del Sol es uno de los puntos más frecuentados de Madrid. Allí se puede encontrar de todo: desde pastores evangelistas gritando sus apocalípticos sermones hasta grupos musicales interpretando alegres melodías. Hace exactamente cinco años, unos y otros fueron barridos por un terremoto social y político. Su nombre, ya inmortalizado, fue 15 M, en alusión al día de su nacimiento: el decimoquinto día de mayo de 2011. Sus protagonistas, los “indignados”.

Todo estalló cuando faltaba una semana para las elecciones municipales y autonómicas de 2011, previstas para el 22 de mayo. A medida que se acercaba la fecha, el lema “no nos representan” se convertía en la expresión de miles y miles de personas que rechazaban el modelo político y económi...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2009 Suscriptores
Una red de empresas integrada por uruguayos fue investigada en Paraguay por lavado y contrabando de cigarrillos

Cenizas quedan

Edición 2009 Suscriptores
Un alto a la concentración en la industria frigorífica

El marronazo

Edición 2009 Suscriptores
Población trans en cárceles

No preciso identificación

Edición 2009 Suscriptores
Fuertes reclamos en el sistema judicial por el derecho a la maternidad

Siempre de turno

Edición 2009 Suscriptores
Encrucijadas ambientalistas

Antes de que caiga el telón