Los hermosos vencidos - Semanario Brecha
Edición 1494 Suscriptores

Los hermosos vencidos

“El fútbol es un juego simple. 22 jugadores persiguen un balón por 90 minutos y, al final, siempre ganan los alemanes”, dijo una vez el delantero británico Gary Lineker. Yo no sé si eso es cierto. Y espero que no. Porque soy argentino y deseo quebrar la máxima de este english man y ver a Mascherano levantando la copa.

El 7 a 1 de Brasil no es una derrota épica. Es el fracaso final de una selección que olvidó su historia y su tradición. La última caída hermosa fue, para la canarinha, la de 1982. Allí estaba la contracara de Neymar: el “Doctor” Sócrates, el barbado líder de la izquierda que salía a la cancha con consignas revolucionarias y pateaba goles a la dictadura y al sistema.

“El fútbol es un juego simple. 22 jugadores persiguen un balón por 90 minutos y, al final, siempre ganan los alemanes”, dijo una vez el delantero británico Gary Lineker. Yo no sé si eso es cierto. Y espero que no. Porque soy argentino y deseo quebrar la máxima de este english man y ver a Mascherano levantando la copa.
La frase es, sin embargo, válida para los brasileros que todavía hoy –y por mucho tiempo– siguen llorando ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 2008 Suscriptores
El «caso Spektorowski» y sus derivaciones

Cuestión de límites

Edición 2008 Suscriptores
Oficialismo apura nueva ley a medida de los grandes medios de comunicación

Haz lo que yo digo

Edición 2008 Suscriptores
Pereyra, el Álvarez Cortés y el revival de los dos demonios

Acá no pasó nada

Edición 2008 Suscriptores
Desregulaciones en el sector de transporte terrestre de carga

Rutas de nadie

Edición 2008 Suscriptores
Zelmar Michelini en 1972

Antes de febrero