Cultura Suscriptores

Los sueños del bosque alado

Águeda Dicancro (1938‑2019).

Agueda Dicancro en su taller en 2014 / Foto: Alejandro Arigón

Una trayectoria inusual, de unánime reconocimiento en Uruguay y el exterior, alcanzada a fuerza de trabajo: Águeda se fue haciendo un camino en el mundo del arte con sus propias manos. Agradecida con sus maestros
y su país, que le proporcionaron medios y oportunidades, estudiando duramente, renunciando a los facilismos, poniéndole a diario ganas, pensamiento y pasión, Dicancro construyó su propio universo, monumental y grácil, cargado de metáforas.

 “Mi alma es un vampiro grueso, granate,
aterciopelado. Se alimenta de muchas especies y de sólo una. La busca en la
noche, la encuentra y se la bebe, gota a gota, rubí por rubí.

Mi alma tiene miedo y tiene audacia.
Es una muñeca grande,

con rizos, vestido celeste.”

Marosa di Giorgio

Resulta sintomático y acaso risueño el de...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Sociedad Suscriptores
impacto que generó la planta de Conaprole

Plaga bíblica

Cultura Suscriptores
Sobre la entrega del Cervantes a Ida Vitale.

Pompas y circunstancias