Sociedad Suscriptores

Macho hasta la muerte

En Uruguay la tasa de suicidios de hombres casi cuadruplica a la de las mujeres. Los casos vienen en aumento desde el año 2003, después de pasar por el pico más alto, en la crisis de 2002. En el último estudio del Ministerio de Desarrollo Social se considera que las cifras son el resultado del “mantenimiento del status de la masculinidad hegemónica”; “el final siniestro de un proceso de socialización masculinizante”, lo describió el sexólogo Ruben Campero.

Suicidio. Ilustra: Eduardo Cardozo.

Padecer enfermedades psiquiátricas, contar con intentos previos de autoeliminación y pertenecer al género masculino son, para la Organización Mundial de la Salud (Oms), los principales factores de riesgo de suicidio. Según cifras del Ministerio del Interior, en 2016 en Uruguay 78 por ciento de los suicidas fueron hombres.

Silvia Peláez, doctora en psiquiatría y responsable de Último Recurso, Ong dedicada a la prevención de los suicidios, reconoce que es necesario analizar la alta tasa de suicidios en hombres desde una perspectiva de género, al indicar que tras los suicidios masculinos muchas veces se encuentra el fracaso en el mundo de lo público, mientras que la decisión de las mujeres está relacionada con circunstancias de la vida privada.

La sociedad le exige éxito al varón y pone...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente