Mano de obra atrapada - Semanario Brecha
Destacados Suscriptores

Mano de obra atrapada

Entre el Ministerio del Interior y el de Trabajo y Seguridad Social parece haber una diferencia semántica de peso. Cada vez son más los presos que trabajan, pero nadie fiscaliza que se cumplan sus derechos laborales. Mientras tanto, y entre las múltiples tareas que realizan, los presos construyen cárceles pero no reciben ni siquiera una remuneración.

Taller de chapa y pintura del Centro de Rehabilitación de Punta de Rieles / Foto: Juanjo Castell

A cambio de su fuerza de trabajo un preso no percibe lo mismo que cualquier trabajador. Para el Estado, un preso que trabaja no es igual a cualquier trabajador. Y mientras tanto, dentro de la cárcel hay casi tantas modalidades de trabajo como trabajadores, muchas teñidas por la informalidad. La oferta laboral de la cárcel exhibe emprendimientos del Estado y de privados que “contratan” a presos, además de presos-empresarios que se transforman en jefes de sus compañeros-empleados.

El criterio que parece primar, defendido por muchos mediante argumentos por demás atendibles, es que es necesario que las personas privadas de libertad estén ocupadas, se capaciten y reciban algún dinero para colaborar con sus familias o generar ahorros de cara a la salida. El trabajo dignifica, parece ser la id...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada