Más quiero a mi perro - Semanario Brecha
Edición 1615 Suscriptores

Más quiero a mi perro

“Mejor no menciones que utilizamos ratas para la investigación”, es una sugerencia que los periodistas dedicados a la divulgación científica suelen oír. El vínculo entre los humanos y los animales está en cuestión, como lo prueban los zoológicos deshabitados. El debate sobre la movida “animalista” y el “bienestar animal” parece apenas comenzar.

Wikimedia.

Franco Berón integra la Coordinación Estudiantil Antiespecista, integrada por una veintena de estudiantes de secundaria y nivel terciario que se organizaron hace poco más de un año, en pleno fervor de la lucha por el presupuesto para la educación. Se dice a sí mismo antiespecista pues se opone a la afirmación de superioridad del humano frente al animal no humano, conocida como “especismo”. Como él, algunos activistas no creen que pueda afirmarse, aún, que en Uruguay exista un movimiento animalista. En cambio los más optimistas hablan de uno heterogéneo y creciente.

Integrados o no en un movimiento, son varios y diversos los grupos que trabajan en la defensa de los animales. Se organizan en colectivos, ong y redes virtuales, difieren en la concepción de la política, los métodos de protes...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto