Cultura Suscriptores
Lo nuevo de Gustavo Espinosa

Mil escrituras

A veces ocurre que las palabras puestas una junto a la otra construyen mundos posibles, complejos y múltiples, que impugnan la idea de que el lenguaje debe tener un único sentido. Entonces, la ficción recobra su estatuto disruptivo, su capacidad de implosionar la realidad hasta convertirla en revelación. En su nueva novela La galaxia Góngora, Gustavo Espinosa vuelve a demostrar que es uno de los escritores más importantes de la literatura uruguaya contemporánea.

Andrés Costa

«Mal te perdonarán a ti las horas;

las horas que limando están los días,

los días que royendo están los años.»

Luis de Góngora y Argote

China es un frasco de fetos, la primera novela de Gustavo Espinosa, fue publicada en 2001. Se trata de una historia coral, plagada de puntos de vista, que cuenta el devenir de los diagnosticados como enfermos del lenguaje y confinados al control carcelario por el Ministerio Mental. Entre sonidos y barullos dantescos ininteligibles, entre las fichas del ministerio y los comunicados oficiales, emerge un Geómetra enamorado de Tota, la mujer que «es un feto de semiosis», una multiplicidad obesa de significados en potencia. Veinte años después de esa publicación, como si de casualidades –y no de causalidades borgianas– se tratase, La galaxia Góngor...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados