Ni un paso atrás – Brecha digital
Nueva reglamentación para el carnaval de Canelones

Ni un paso atrás

La Intendencia de Canelones incorporó a la reglamentación del concurso de carnaval un artículo que contempla que quienes incumplan la ley de violencia basada en género tendrán prohibido presentarse a las actividades organizadas por la comuna.

Murga La Miel del Oso, anfiteatro A Don José, Las Piedras. DIFUSIÓN, ESTEBAN BARJA

No había de qué agarrarse, no había ningún amparo. A partir de una denuncia en Varones Carnaval, la Intendencia de Canelones (IC) recibió una denuncia de la sociedad civil sobre un caso de abuso a un menor por parte de un adulto integrante de un conjunto de carnaval del departamento. «La atendimos y la presentamos a la división Jurídica para que investigara si la persona denunciada tenía restricciones» judiciales, aspecto que efectivamente comprobaron, contó a Brecha Santiago Recalde, referente de Carnaval dentro de la Dirección de Cultura de la IC. La víctima podría cruzarse a su victimario en algún desfile y, para poder prevenirlo, tuvieron que pensar una forma de amparo. Durante todo el año se trabajó en conjunto entre la Dirección de Cultura, la Dirección de Género y la Dirección de Derechos Humanos de la IC en un artículo para incluir en el reglamento de carnaval que les ayudara a accionar ante casos similares.

Con el caso que funcionó como disparador se actuó rápido. La responsable del Área de Género y Equidad del Gobierno de Canelones, Nohelia Millán, dijo al semanario que desde las áreas de la intendencia involucradas se tuvo una entrevista con los responsables del conjunto y «se llegó a un acuerdo para que el integrante no saliera» en el grupo, explicó Recalde, y agregó que fue un acuerdo «verbal».

Recalde asume que existe una responsabilidad política y que la intendencia no puede «hacer la vista gorda» ante situaciones como la planteada. A partir de esa certeza, se comenzó a pensar cómo seguir trabajando. La solución alcanzada es «una cláusula muy sencilla, que refiere a la ley [19.580]», dijo Millán con relación al nuevo artículo del reglamento; «si ves la cláusula, lo único que dice es que, si se incumple esa norma, la persona no puede presentarse en los escenarios y en las actividades organizadas por la intendencia».

En concreto, la redacción es la siguiente: «Las personas que integran cada comparsa [o conjunto] se comprometen a respetar y promover el cumplimiento de las disposiciones contenidas en la ley 19.580, de 2017, que tiene por objeto garantizar el efectivo goce del derecho de las mujeres, niñas, niños y adolescentes a una vida libre de violencia basada en género. El incumplimiento de lo anterior implicará la imposibilidad de presentación de la persona involucrada en los escenarios y en las actividades organizadas por la IC». No existe artículo semejante en otros carnavales del país.

A pesar de que el primer reglamento presentado sea para las Llamadas de Admisión para el Carnaval 2023, pues lubolos es la primera categoría que se somete a la prueba de admisión, luego será aplicado en los reglamentos para murgas, humoristas, revistas y escuelas de samba.

El artículo fue presentado, en primera instancia, en la reunión con los directores de Comparsas Asociadas de Canelones y también en la reunión con directores de murgas, humoristas y revistas; estos encuentros suelen llevarse a cabo para dialogar temas que competen a los conjuntos y al carnaval. Patricia Martín, integrante de Murguerian Rhapsody, contó al semanario que las murgas presentes en la reunión consideraron útil el artículo agregado. «No éramos muchas mujeres en representación de las murgas, pero las que estábamos lo vimos como algo bueno», aseguró. A pesar de que esta semana hubo una nueva reunión con los directores de las comparsas, fue para revisar otros artículos del reglamento, ya que «este artículo ya está aprobado, avalado, y estaría implementado», dijo Recalde.

SANCIONES

Para que la IC pueda actuar, alcanza con que exista una denuncia presentada en la Justicia. El referente de Carnaval en la intendencia explicó el proceso: al llegar la denuncia, se piden los datos de la persona involucrada, que se presentan a la sección Jurídica de la intendencia con el fin de que corroboren si esa persona tuvo o no una denuncia judicial. En el caso de tenerla, «nosotros podemos dar cumplimiento al artículo, porque hasta que no haya resolución podemos negarle la participación amparados en este artículo que tenemos», explicó.

Una de las cuestiones que se trataron durante la reunión con los conjuntos fue a quién afectaba la sanción, si al integrante o a la murga. «Nadie está libre de tener un compañero que tenga actitudes violentas o denuncias y no saberlo», explicó Martín, y dijo que por esa razón podía ser «injusto que todo el colectivo tuviera una sanción». Por eso la sanción es individual y le prohíbe a la persona participar en desfiles o subirse a tablados organizados por la intendencia. «Nosotros no somos la ley –expresó Recalde–, lo único que podemos hacer es que la persona no participe en las actividades que son por intermedio de reglamentación, en el concurso donde se controla el fichaje.»

Millán espera que la cláusula tenga, «sobre todo, un impacto de prevención» y que implique un compromiso: «Está bien reclamarle al Estado, pero hay un deber ser desde la ciudadanía». «Nos parece sustancial también apuntar a la responsabilidad de los varones y a generar una sanción social entre pares; para los varones, es mucho más fuerte que otro varón [le diga] “mirá que no, que no es por ahí”», expresó.

El control que se puede llevar desde la intendencia es únicamente en las etapas de concurso donde se «ficha» a los integrantes; es allí cuando se puede hacer cumplir el artículo, «más en una categoría de comparsas, que es extremadamente difícil poder controlar al cien por ciento, porque cada comparsa tiene entre 100 y 150 integrantes», explicó Recalde, y expresó que, por fuera de los desfiles y tablados que organiza la IC, no tienen manera de actuar.

A SEGUIR

«Yo creo que a lo que apuesta la IC con esta cláusula es a prevenir, a cuidarse y a un ejercicio pleno de derechos de niñas, niños, adolescentes y mujeres, y al ocio, al goce y al disfrute de un espacio público y de fiesta como es el carnaval», expresó Millán, y explicó que no se quiere ser «punitivista», sino que «nos pareció que está bueno enmarcar las reglas de juego» y que, «como hay antecedentes de una situación complicada y vamos dando respuestas, me parece que se van a cuidar mucho más algunas cuestiones».

Tanto Recalde como Millán coincidieron en que lo hecho hasta ahora origina un «antecedente que está bueno», y el primero agregó, en referencia al nuevo artículo del reglamento, que «necesariamente algún departamento iba a tener que colocarlo; ojalá funcione como faro para que otros carnavales puedan replicarlo, porque es una forma de poder generar un carnaval libre de violencia basada en género». El artículo ya fue presentado y no hubo oposiciones ni mayores discusiones, «fue tomado de buena manera por todos», aseguró Recalde, por lo que comenzaría a implementarse. Millán valoró que es un artículo importante «porque es parte de lo que estamos impulsando desde el Gobierno de Canelones para ejercer ciudadanía y participación para generar espacios».

Artículos relacionados

Edición 1921 Suscriptores
El impulso de la cerveza artesanal en Canelones

Bien fría

Sesenta y cuatro organizaciones se abroquelan en defensa de la faja costera

Aires de resistencia

Edición 1844 Suscriptores
El lago de Lagomar se puede recuperar

La chance