No hay que dejarse estar - Brecha digital
Sociedad Suscriptores

No hay que dejarse estar

Sea en clubes, gimnasios o al aire libre, en soledad o grupalmente, la actividad física está siendo más contemplada en la dinámica cotidiana de los uruguayos, así lo mostró una encuesta presentada en julio, y así se palpa también al andar por la ciudad.

Foto: Juanjo Castell

La extensa rambla montevideana recibe a toda hora gente que camina, trota, corre o se desplaza en bicicleta; los aparatos de gimnasia colocados por la Intendencia en diversos puntos de la ciudad casi siempre están ocupados, proliferan los gimnasios barriales y la inscripción para las carreras organizadas por empresas u organizaciones sociales son multitudinarias. Hace exactamente un año se daban a conocer los datos sobre sedentarismo en nuestro país y se señalaba, por parte de los especialistas, una tendencia a revertir esa preocupante realidad. En la actualidad se advierte que hay cada vez más personas que demuestran mayor predisposición a incorporar conductas saludables, lo que incluye la actividad física y también la buena alimentación.

Esta realidad parece verse reflejada en los dat...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
La oposición que espera al gobierno de Gustavo Petro

La aprensión de las élites

Política Suscriptores
Consejo de Medicina votó compensaciones a asesores de Villar

Como de costumbre

Política Suscriptores
La incierta deriva de Villa Española tras la intervención del gobierno paraliza el fútbol uruguayo

Mucho palo pa’ que aprenda

Edición 1910 Suscriptores
Las predicciones climáticas en el contexto del cambio climático

El radio de la variabilidad climática

Sociedad Suscriptores
Las barreras para el acceso a la atención en el sistema de salud

La eterna espera