Edición 1398 Suscriptores

No es el osrcar pero…

Es fácil valorar a George Clooney. Es fácil quererlo. Hace películas como Good night good luck, desnudando en directo las manipulaciones del padre, pope y artífice de la caza de brujas en Hollywood, Joseph McCarthy; pone su cara en Syriana, que expone la corrupción en los negocios petroleros; contrasta los principios morales con la política en Los idus de marzo. Fuera de la pantalla hace campañas de recolección de fondos para ayudar a las víctimas del terremoto de Haití, lo llevan preso por protestar frente a la embajada de Sudán contra la represión en ese país, apoya el matrimonio igualitario, y entre lo que hay para elegir en política oficial en su país, Estados Unidos, elige al presidente demócrata Barack Obama. La coherencia siempre alivia. Clooney es la progresía de Hollywood, como...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Sobre Sontag. vida y obra

Échale la culpa a Susan

Críticas Suscriptores
Nuevo policial de Renzo Rossello

Esa oscura y entretenida confirmación

Críticas Suscriptores
Mujeres que hacen historia

Popurrí de retazos

Mundo Suscriptores
Días aciagos para Donald Trump

Cuesta abajo

Mundo Suscriptores
El dinero que financia el trumpismo

Rostro de piedra