No future - Semanario Brecha
Edición 1606 Suscriptores

No future

Francia se embarca rumbo al podio mundial en exportaciones de material militar, mientras ve cómo en menos de un año más de 200 civiles han muerto en su territorio nacional en atentados reivindicados por grupos yihadistas. La simbiosis entre ambas realidades no deja sitio a alternativas.

Instalación de misiles en el portaaviones Charles de Gaulle, en el marco de la Operación Chammal, Noviembre de 2015 / Foto: AFP, Anne-Christine Poujoulat

La lógica de la industria armamentística actual no entiende de alternativas. Sí de crecimiento desenfrenado, beneficios abundantes y respuestas hegemónicas. “El mundo está lleno de gente estúpida”, “en la historia de la humanidad siempre ha habido guerras” o “trabajamos para un mundo mejor” son algunos argumentos que repetían los vendedores de armas en la feria bianual Eurosatory, celebrada en junio en París con la participación de más de 1.500 compañías internacionales dedicadas a la defensa.

Acogiendo a Eurosatory, del que participa el Ministerio de Defensa, Francia se erige abiertamente como propulsora del negocio del armamento, que cerró 2015 con una cifra récord de exportaciones en materia militar: 16.000 millones de euros, casi doblando los 8.200 millones de 2014. Francia se sitúa...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

1996 Suscriptores
El cierre de colegios y la respuesta oficial

El ansiolítico

1996 Suscriptores
Obras en la embajada de Estados Unidos

La ocupación

1996 Suscriptores
La discusión por el interior y las precandidaturas del Frente Amplio

Primera zancadilla

1996 Suscriptores
La fiscalía desestimó la denuncia penal del gobierno por la construcción del Antel Arena

No hubo delitos

1996 Suscriptores
Dudas y expectativas sobre el anuncio de una nueva –y privada– aerolínea de bandera

Enramada