Sociedad Suscriptores
Las declaraciones de Layera y sus repercusiones políticas.

No hay puntada sin hilo

El director nacional de Policía, Mario Layera, tiró un gato encima de la mesa, y las repercusiones, discursivas y concretas, cayeron en cascada. Nadie se quedó callado: hubo reproches, apoyos, acusaciones, respaldos, acuerdos y pedidos de renuncia. Hubo también reuniones urgentes de las jerarquías ministeriales y judiciales, y proyectos de modificación del Código del Proceso Penal.

Mario Layera / Foto: Leónidas Martínez, archivo

Habló de anomia, de consumismo, de futuros apocalípticos, de la decadencia que proviene de las cárceles, de un Estado compartimentado que no colabora con la seguridad, de un día cuando los marginales serán la mayoría y no habrá cómo detenerlos, de los problemas que tiene la Policía con el nuevo Cpp y de los límites en su trabajo de investigación y combate al delito. En algunos sectores del Frente Amplio fermenta la idea de que se trató de una especulación para habilitar un clima que permita realizar ciertas modificaciones legales en materia de seguridad. En este contexto, el Poder Ejecutivo presentó el pasado martes un proyecto que propone reformar algunos aspectos del Código del Proceso Penal, cambios que para algunos implican un retroceso en el enfoque garantista.

Cual efecto dominó, ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados