Ciencias ocultas Suscriptores

No sabés la idea que se me ocurrió

El revuelo provocado por el retiro del artículo 218 de la rendición de cuentas, dejando sin efecto la extensión de los derechos de autor de 50 a 70 años, sirvió para muchas cosas. Entre otras, para discutir acerca de la propiedad de los objetos inmateriales. Se trate de hechos artísticos o ideas científicas, la autoría es una construcción dudosa.  Lo único que se puede decir sin temor a equivocarse es que cualquier serie de acordes en fa menor y cualquier teoría sobre la dinámica de un sistema físico es fruto de la acumulación colectiva hasta un punto superior al imaginado. Es cierto: esto vale más para la ciencia que para las artes. Toda la acumulación epistemológica y de sociología de la ciencia deja claro que ningún científico describiría su trabajo como “se me ocurrió una idea”...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Mundo Suscriptores
Venezuela: debacle petrolera y elecciones parlamentarias

Un cóctel imprevisible

Mundo Suscriptores
El arresto de Álvaro Uribe

La mala hora del parapresidente

Mundo Suscriptores
Deuda externa y crisis climática en la pospandemia

¿Quién paga el pato?

Mundo Suscriptores
El acuerdo de Argentina con los acreedores internacionales

Gol en la hora

Cultura Suscriptores
Los amores queer de Virginia y Emily

El mundo mira fijamente