No es tan fácil respirar – Brecha digital
Edición 1565 Suscriptores

No es tan fácil respirar

Los problemas ambientales en Minas tienen larga data. Por un lado, varios estudios están en camino para conocer la procedencia del polvo, así como para visualizar la capacidad respiratoria de los niños de la ciudad. Por otro lado, dos incendios descontrolados del vertedero municipal, durante este año, motivaron a los vecinos a buscar una solución.

Minas / Foto: Eduardo Irazabal, Archivo

Las sierras empiezan a levantarse al costado de la ruta 8. La rodean como si fueran olas petrificadas millones de años atrás. Cercana a la ciudad de Minas, la planta Cementos del Plata, propiedad de Ancap, es parte del paisaje. Algunos cerros han mutado y ahora tienen generadores eólicos en las cumbres, mientras otros permanecen intactos con el paso del tiempo. Pero hay uno, el del Verdún, que guarda la historia de la zona desde hace más de 100 años. La virgen que está en la cima ha visto todo, desde el resurgimiento en los años noventa de la cantera ubicada en su falda, hasta las quemas descontroladas del vertedero municipal.

Aproximadamente dos quilómetros separan al vertedero de residuos del barrio La Estación, mientras en el caso de otra cementera, la Artigas, la distancia se acorta...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo,
independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Edición 1923 Suscriptores
Con el historiador italiano Mimmo Franzinelli

La definitiva normalización del fascismo

Edición 1923 Suscriptores
Con Sônia Guajajara, candidata indígena a diputada federal por San Pablo

«No queremos más un Brasil sin nosotros»

Edición 1923 Suscriptores
Elecciones brasileñas

El enigma del después

Cultura Suscriptores
Nuevo biopic sobre Marilyn Monroe en Netflix

Estado de misterio

Cultura Suscriptores
Un juego de rol feminista ha llegado a Uruguay

¿Dónde estás, Alice?