Nocheras - Semanario Brecha
Edición 1485 Suscriptores

Nocheras

No tanto mate. Uno solo y de loza. Potaje de milagrosas propiedades medicinales. No tenía visto el verde de esa yerba. Jugo de maracuyá tomaba otra. —Me cae mal... Y es tan rico. De noche lo repito. Es raro. De día no.Y siempre está la que teje croché, astuta. Son ocho acompañantes esta noche en la sala de espera del cti. Mitad y mitad: cuatro de Amec, cuatro de Secom. Siempre hablando de las supervisoras. Familiares de pacientes somos dos, del mismo. No todas las noches son iguales. Las hay de ingresos.En una de ésas bajaron del Olimpo tales diosas –eran tres– que cabía envidiar el lugar de aquel por quien venían. Otras veces hay dos o tres varoncitos veinteañeros, camperas aviadoras, cascos maltrechos, que permanecen sentados sin hablarse, mirando la pared. Se sabe que lloraron, y que ...

Artículo para suscriptores

Hacé posible el periodismo en el que confiás.
Suscribiéndote a Brecha estás apoyando a un medio cooperativo, independiente y con compromiso social

Para continuar leyendo este artículo tenés que ser suscriptor de Brecha.

Suscribite ahora

¿Ya sos suscriptor? Logueate

Artículos relacionados

Cultura Suscriptores
Nueva novela de Diego Recoba

Un patafísico en Nuevo París

Cultura Suscriptores
26.º Festival de Cine de Punta del Este

Latinoamérica palpitante

Edición 1997 Suscriptores
Uno de los principales desafíos de Bernardo Arévalo en Guatemala

La justicia secuestrada

Edición 1997 Suscriptores
Bolsonaro y su demostración de fuerza

Se sacó la foto